28 abril, 2013

Busca el fin y obtén los medios.

¿Qué hacemos cuando una vida se acaba?
Nos atamos a los huesos, a los besos no dados, a los abrazos avergonzados.
Dios ha muerto, está putrefacto, ya no te une ningún lazo al cielo.
Disfruta lo de hoy; mañana estarás muerto y te darán de lado.
La relatividad de la vida, su efimeridad, nos vuelve locos poco a poco.
Porque no hay nada seguro, porque la eternidad se muere.

Tú te mueres y no te aferras a la vida, te aferras a su fin,
a una creencia llena de inseguridad.
Te aferras a la seguridad que esto va a acabar,
pero no piensas en que puedes disfrutar,
más o menos, mejor o peor,
puedes aprender y enseñar que aunque la vida se acabe,
se puede ser fiel a ella y no a una creencia con límites.
Porque es cierto que es seguro que se va a acabar,
pero también es seguro que podemos disfrutar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.