30 abril, 2013

Grita, que no puedan ignorarte.

De lo efímero y feroz nace nuestra voz.
Grita alto, aún no te han oído
sólo escuchan a su ego y a su odio.
El tiempo nos corrompe, ya no somos inocentes,
somos egoístas, prepotentes.
Las situaciones nos moldean,
ya ni los vecinos se saludan.
Nos hemos convertido en frío,
nos hemos congelado, nos hemos convertido en lo temido.
¿Dónde está la cercanía?
Si ya no ves ni a tu familia.
No somos más que la cara demacrada de esta sociedad que hemos creado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.